miércoles, 30 de mayo de 2018

SOLO POR ESO



Porque mi ombligo está en el centro de mi abdomen
Simétrico y equidistante
Ni más a la derecha ni más hacia la izquierda
En el medio exacto, solo por eso
Tengo derecho a creer en la magia
En el destino
En la fuerza de Dios perfumando cada cuerpo
En la exactitud de cada suceso
Y en el amor sin trampas y a cara descubierta
En el amor puro que como un mono asciende
Por el tronco de los árboles hasta alcanzar la copa
Desde la que ríe, desde la que lanza objetos
A los que mirando al suelo se perdieron el milagro


martes, 22 de mayo de 2018

EN MI SANGRE



He extendido mi sangre sobre la mesa
Mi sangre mantel
Mi alfombra persa
La he extendido como quien extiende una baraja
Para ver dónde están los ases
Para hallar al príncipe del tarot

Y lo cierto es que no he encontrado nada
Ningún espejo me retrata en el preciado elemento
No hay genes destacables formando crucigramas
Ni colores azules
Ni vestigios de un talento inesperado
Solo el polvo púrpura llamado
La huella de Dios
La forma de sus pisadas entre mis aturdidas células
Como carriles amorosos
Flechas hacia el éxtasis
Un Dios tan extenso como mi sangre extensa
Un Dios haciendo olas
Un Dios en marejada
Un Dios submarino remando
Por las profundidades del silencio hematológico

Allí estaba
Ahí veía por fin lo que sin ojos había percibido
Sereno y vivo sobre la mesa

Después he recogido mi sangre
La he doblado
Y he dado las gracias firmemente
Por no ser nadie


martes, 15 de mayo de 2018

NO A LA POESÍA RECITADA



Odio la poesía recitada
La odio toda
También la mía
La que se recita con énfasis
Y la que se recita como hablando

No sé de dónde viene ese rechazo
Me parece como si las palabras
Al salir al aire fueran violadas
Como si se rompiera el marco de calma
Al fondo, en la conciencia
Que todo verso necesita
Como si se sacara el polen de la flor
Solo porque la flor es bella
O se arrancaran las pestañas a Cleopatra
También por ser bella

Las palabras de un poema tienen su casa
En la mente del que en silencio las disfruta
Allí son el esperma que halla por fin el flujo
Que le completa, le transporta
Le desarrolla por entero
Solo allí hacen su nido
Al contacto con el aire se secan

Leer un poema es escuchar lo que Dios dijo
En otras coordenadas
Pero en el mismo universo
Él habló a la mente del escritor mudo
La lleno con sus ecos entusiastas
Dejadle hablar ahora en los mismos términos
Dadle el ambiente introspectivo para que sea
Lo más parecido a lo que fue en su origen

Dejad a los versos en su sitio
Subiendo tranquilos las escaleras
Desde los ojos al cerebro
Llevando su procesión con elegancia


lunes, 14 de mayo de 2018

PETICIÓN OFICIAL


                                                                         


No te conviertas en recuerdo
No firmes contrato con las tinieblas
Aunque te llamen
Aunque quieran enjabonar tu cuerpo
Son madres enfermas de pederastia
Vendas en los ojos del que mira

Yo te sujeto humildemente
Miro a diario tu foto
Como quien hace diez flexiones cada mañana
Mis manos te traen sobre el escritorio
Te amasan como a una base de pizza
El rodillo fija la expresión que promete
La vida nueva, los objetivos invertidos

Eres plano pero auténtico
Dos manchas insinúan ser tus ojos
Háblame siempre para que cobres vida

No me lances lejos, no me deseches
Que la misericordia reine eternamente
En la punta de tus zapatos



sábado, 5 de mayo de 2018

EL BEBÉ





Ayer tuve un bebé en los brazos
Era de una vecina que cuida niños
Lo ascendí como se asciende un cofre
Que contuviera la vida y la muerte
Una sustancia radiactiva
O lava que pudiera derramarse

Él estaba tranquilo y sonreía
Le dije hallo, wie geht´s es dir
Sus ojos azules miraban al vacío
Como si hubieran venido de lejos
Como si todavía contemplaran la llama de fuego
De la que salió triunfante su organismo

Pasé la mano por su pecho
Le acaricié la barriga
Contenía todo él la esencia pura de Dios
Estaba repleto de confianza
Era lo que será después un saco de dudas
Miedos, angustias
Responsabilidades y perversiones
Pero en ese momento puedo asegurar
Que estaba limpio
Que tenía dentro el silencio del universo
Su corazón era el engranaje perfecto
Para que la verdad se haga testamento y carne

De pronto señaló algo
Era un perro que desde la verja nos vigilaba
No dijo nada
Solo observaba como ejerciendo una lección básica
La lección de contemplar sin emitir juicios

Si los hombres supieran cuánto deseo
Que de mi cuerpo crezca un nuevo ser
Que una parte de la Pureza llegue a mi vida
Prestarme al juego en que lo divino se manifiesta
Estar cerca de la llama del sentido
Pero ellos solo calculan, hacen cuentas
Protegen su espacio, miran por el futuro
Creen que su libertad depende del tiempo

Pero como el bebé de ayer confío
Observo
Veo mi carne preparándose lentamente
Para lo que será su baile con el deterioro
No lo evito, no me opongo
Solo señalo sin miedo y canto
Para que la existencia sepa que aquí hay espacio
Disponible


domingo, 29 de abril de 2018

LA SÁBANA





Coge esta sábana por un lado
Allí, por esa esquina
Estirando, estirando
Construyamos una superficie blanca
En la que las estrellas caigan
Y salten felices como en una cama elástica
En la que el sol ruede y se engrandezca
Como un cachorro por fin libre
En la que los versos caminen como hormigas
Alineados hasta la reina imaginaria
Y los espíritus se sienten en acampada
A saborear un banquete

Esta sábana no cubrirá muertos
Será cortina tras la que los amantes
Se desnudan, se entrelazan
Será pañuelo para niños y fantasmas
Cometa sin dueño desafiando a los montes
Vela de velero velando por nuestra calma
Silenciosa, obediente con el viento
Un tejido de pancartas
Para escribir consignas a voces
Y gritar lo injusto y lo desesperado

Y será paño con el que envolver al hijo
De ojos inocentes que mira tras las acacias
Como un oasis, como una corazonada
El hijo nuestro que ronda por el limbo
Con genes confusos, con rasgos indefinidos
Protagonista de visiones y de miles de sueños
Por si quisiera por fin en la Tierra detenerse




miércoles, 8 de marzo de 2017

LA MEDITACIÓN ES UNA DROGA DURA



La meditación es una droga dura
Me levanto por la mañana impaciente
Deseando acabar el té y empezar la orgía
Cerrar los ojos, sentir crecer aquello
No quiero salir de ahí
Quiero vivir ahí
Quiero procrear ahí
Quiero tener una cama ahí

Ayer lo hice con los párpados abiertos
Fue más intenso todavía
Olvidaba pestañear y se me secaban los ojos
Pero era igual
Pensaba que me iba a sangrar la nariz de gusto

Ahora ya no voy hacia ello
Viene ello hacia mí buscando mi cabeza
Quizá haya encontrado un buen hueco
Me aborda a la primera de cambio
Se hace sitio
Arroja mis pensamientos contra las paredes
Como un marido furioso
Brota del centro, ocupa todo
Coloca el universo entre mis sienes
Ya no existen horarios, solo momentos

Podría morir de placer mientras la Tierra explota

Del libro "Alemania"


viernes, 16 de diciembre de 2016

TRASVASE

                                                                              



Dormir en la bañera,
perder la conciencia lentamente,
caer en un sueño donde los pensamientos
se ahogan en el agua uno a uno,
sangran como pequeños suicidas
toda su enfermedad y su locura,
sus escamas de proyecciones, sus angustias
hasta disolverse en la claridad transparente
y dejar paso al orgasmo en la cabeza.

Del libro "Alemania"


miércoles, 30 de noviembre de 2016

PROPEDÉUTICA



Hago avanzar mi otoño a patadas,
como a una lata vacía de cocacola con la que se ensaña
la parte rebelde de mi lado budista.
Sí, yo también tenía eso a veces,
mi iluminación y mi nirvana
envueltos en un pañuelo de hojas secas.


Del libro "Alemania"

lunes, 3 de octubre de 2016

UN POEMA PARA UN DÍA FESTIVO





Hoy, día de la Unidad Alemana,
ha sido una jornada de lo más dispersa.
Me preguntaba si mi pensamiento quedaría bien como felpudo,
ya sabes, los hay que dicen Hola, o Bienvenidos.
Mi pensamiento trenzado en frases para pies hambrientos,
pies de lluvia, con barro o excrementos.
Y reconozco que cierto placer me subía por la espalda.




lunes, 21 de marzo de 2016

A MI PADRE



Padre, ambos hemos muerto de felicidad
allí, en ese soplo de materia que es el arte.
Nunca nos dimos la mano en el camino,
pero cruzamos la vista unos segundos
y sé que viste algo. Entretanto,
te aireabas como una roca al pie del viento,
en el paisaje, en la lluvia indecente y caduca,
y no te tenías en pie de gozo.
Estabas sentado en lo alto de la astilla,
dueño de la risa saltando por las tapias
como los simios en el ejercicio de verter
la sangre en las figuras desnudas,
en las bocas de los ancianos.
Girasoles evadidos de su tarea de sonreír al sol,
había una alegría más que sobrehumana en dialogar con lo inerte
sin más perspectiva que las luces y las sombras.

Y sin embargo, cuando el miedo rascaba en la carne
encontraba demasiados huecos,
como si tu cuerpo hubiera sido ya
un cuerpo muerto antes, nacido muerto,
con cráteres y agujeros de cigarrillos en la piel,
vacío de seguridades, sin fe en los sentidos.
Aquello que podría ser y nunca era encontraba un lugar en ti
acogido por el ultraje de estar incompleto.
Padre, si pudiéramos empezar de nuevo,
mostrarte el agua blanca de los ríos,
la sencillez de la realidad cuando se la deja ser...
Pero siempre era demasiado tarde,
la oscuridad estaba encima y el dedo se separaba del cuerpo
ejercía su discurso de soldado de guerra,
golpes ciegos de la voz contra el destino,
como quien oye algo y levanta la espada sin saber hacia dónde.
Oleadas de palabras quedaban en los rincones
secas, pero recordadas por siempre.

Entonces era bueno aquel espacio de las bromas,
refugiarse borrando la línea al horizonte
y esperar, esperar sin decir nada,
arrancarse los senos una tarde
y ponerlos en las manos de un cazador de mariposas
para decirle: estas son mis alas,
atrévete a volar tras ellas.
Sacarse de la manga una costilla y reír
por el sarcasmo de Dios y la desequilibrada balanza.

Tu muerte estaba en mi bolsillo,
siempre cerca, conmigo.
Sé que gritamos juntos en ese momento y expulsamos
el cuerpo con el grito,
fuimos dos bocas aisladas, en dos países distintos,
que explotaron de euforia.

                                                                       Del libro "Alemania"